Melodías Excéntricas

DON'T CRY, PRETTY GIRLS!

Marta Mészaros | Hungría | 1970 | 84 min.| V.O. en húngaro subtitulada en español e inglés
Don't Cry, Pretty Girls!

Marta Mészaros fue la primera mujer que dirigió una película en Hungría, donde se convertiría en una figura capital de la Nueva Ola de ese país. Precisamente la emancipación de las mujeres y su búsqueda de libertad son uno de los temas de esta película, su único musical, protagonizada por un grupo de jóvenes fans de la música beat, espacio de rebelión juvenil internacional contra los adultos, y respuesta a la insatisfacción social del momento. Tras pasar tediosas jornadas en la fábrica, la pandilla rompe con la monotonía acudiendo a fiestas y conciertos nocturnos. En el centro, un triángulo amoroso que habla de los profundos cambios por venir.

Dirección: Marta Mészaros
Guion: Márta Mészáros, Péter Zimre
Fotografía:  János Kende
Montaje:Zoltán Farkas
Música: Levente Szörényi, László Tolcsvay, János Baksa Soós, Zorán Sztevanovity, Károly Frenreisz, Miklós Orszáczky
Sonido: György Pintér, György Kovács
Intérpretes: Jarka Schallerová, Márk Zala, Lajos Balázsovits, Péter Blaskó, István Bujtor, Ildikó Piros, Ila Schütz, Balázs Kosztolányi
Compañía Productora: Mafilm Studio 1

MELODÍAS EXCÉNTRICAS

A menudo se considera al musical como un género eminentemente norteamericano, con la única excepción de Jacques Demy (que estás en los cielos). Y aunque sin duda Demy modificó el devenir del género, aportando insólitas dosis de creatividad, el maestro francés no está solo: desde finales de los sesenta, un grupo de variopintos cineastas europeos se embarcaron en rompedoras incursiones en el musical, e incluso con la llegada del siglo XXI, el género ha resistido incluso el impacto del videoclip y de Youtube, ofreciendo interpretaciones heterodoxas de la mano de nuevos talentos. He aquí una muestra de las joyas de la corona de esa corriente colorida, estimulante y vital que es el musical europeo, cada una rompiendo de manera diferente con la línea establecida por Demy o por la clásicas películas sobre triunfales bandas de rock o pop, ya sea por la fragmentación de sus estructuras narrativas, sus fusiones de elementos de Hollywood con los de la Nouvelle Vague, sus corrosivas y transgresoras radiografías sociales, o por sus originales relecturas de mitos. Abarcando un amplio espectro temporal (de los sesenta hasta la actualidad) y geográfico (de Escocia hasta Portugal, pasando por el Báltico y el Mediterráneo), un puñado de títulos que inyectaron excentricidad e innovación al musical, demostrando que ha sido precisamente en Europa donde se han producido algunas de las muestras más extravagantes y visionarias del género.