die
Artículos

UN JOVEN CONTINENTE

 

En su búsqueda constante de jóvenes talentos del cine europeo y español, es un paso más que lógico que el Festival de Cine de Sevilla se acerque a las escuelas de cine. Un Joven Continente nace así para ofrecer un lugar dentro de la programación a estos lugares donde se cultiva a los cineastas del futuro. El Festival abre así una plataforma de visibilidad que da cabida a largometrajes impulsados por escuelas y universidades europeas, que no solo reconoce la creatividad de estos jóvenes, sino la brillante actividad formativa de los centros.

 

pilares

 

Además de la proyección en sala para el público general del festival y el posterior debate con el público, el Festival ha concebido un plan para que las películas de esta sección alcancen la atención que sin duda merecen a través del encuentro con los profesionales que participan en el apartado de Industria del festival.

En esta primera edición, Un Joven Continente se construirá como un diálogo entre dos escuelas de gran influencia: la Filmuniversität Babelsberg Konrad Wolf, la más antigua e importante escuela de Alemania, y la ECAM (Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid).

 

the island

 

Del centro alemán se mostrará THE ISLAND, dirigida por Lars Ostmann, mientras que la ECAM presentará LOS PILARES, de Raúl Vallejo, Claudia Negro, Lucía Touceda y Javier Moreno, ambas películas que muestran, de muy distintas maneras, las conexiones y divergencias entre “lo viejo” y “lo nuevo”. Los Pilares es una película hecha a partir de material de archivo, que bebe del registro personal de un hombre llamado Antonio García Zarandieta entre 1971 y 2018 en la finca llamada Los Pilares: se trata de una película que se detiene en la lírica de lo doméstico, al tiempo que indaga a través del pasado en un tema actual: cómo afecta a lo que nos rodea el registro constante, qué significa vivir cada acontecimiento a través de la mediación de un dispositivo. Por su parte, The Island viaja al abrupto y verde paisaje de la isla de El Hierro, en una película que sigue los ritmos pausados de la vida en compenetración con la naturaleza, bañada por un halo atemporal, en contraposición al discurrir con la vida en las ciudades. En parte una experiencia balsámica, The Island también muestra otras formas de vida son posibles, con sus ventajas y sus claudicaciones, y ofrece una reflexión en torno al idealismo de una generación en contraste con las inquietudes de la que intenta abrirse paso en el mundo de hoy.