les films
Artículos

EUROPA JUNIOR Y CINÉFILOS DEL FUTURO

 

Empezaremos este año a hablar de estas dos particulares secciones de la programación, dirigidas al público infantil y juvenil, con un breve texto de Henri Langlois, cinéfilo primigenio y mítico fundador de la Cinemateca Francesa junto a Georges Franju y Jean Mitry:

“El cine es un medio que permite llegar al conocimiento a la manera de Santo Tomás, tocando. Se puede leer todo lo que se quiera sobre el amor, pero si no se ha hecho el amor se hará una idea del amor completamente falsa.

Con motivo de la exposición Méliès que hice en el Museo de Artes Decorativas, la mujer de un cineasta ruso me hizo el mejor elogio posible: «Usted hace entrar a la gente en un libro que no lo es. Ha recreado un ambiente que les permite, sumergiéndose, llegar a entenderlo todo por una especie de ósmosis».

Me gustaría que el Museo del cine respondiera a este mismo principio. No creo en la educación bajo la forma de lo que habitualmente se denomina «la educación». La verdadera educación es la ósmosis. El latín, las matemáticas, etc. son útiles para la vida como gimnasia mental, pero el arte es una materia que no se puede enseñar: se aprende por ósmosis. […] Desde hace muchos años, todas las exposiciones se basan en el sistema estúpido de educación explicativa porque a la gente le gusta aprender lo que tiene que pensar. Pero el arte no se explica, se siente. Si queremos que haya un vínculo entre el arte y la persona, hay que recrear un cordón umbilical.”

Hay dos ideas aquí que nos interesan: por un lado, la idea del cine como herramienta de aprendizaje a través de la experiencia. Ese aprender por ósmosis, a través del cine, y dejar espacio para que el joven espectador piense. Por otro lado, la idea de la creación de ese “cordón umbilical”, el vínculo entre el arte y la persona. Pues bien, estas son las bases del trabajo que se lleva a cabo desde Europa Junior y Cinéfilos del Futuro: la firme convicción de que el cine es una herramienta para aprender a pensar, lo que nos lleva a la misión de crear un vínculo entre los jóvenes y el arte a través de la pasión. Y de la confianza absoluta en su lucidez y curiosidad, que queremos acompañar a través de una selección de películas excepcionales, de encuentros con quienes las hacen, y de talleres para dar alas a su creatividad.

 

ady

 

EUROPA JUNIOR, EUROPA ANIMADA

Quizás este sea el año en el que contamos con más y más variadas propuestas de animación en este apartado, con un excepcional nivel tanto técnico como de contenidos. LA INCREÍBLE HISTORIA DE LA PERA GIGANTE, de Amalie Næsby Fick, Jørgen Lerdam y Philip Einstein Lipski, es una prueba más de la excelente salud de la animación escandinava, tierra que ha destacado en estos años en el campo de la animación para público infantil. Esta película explota de imaginativas maneras la animación en 3D y todas sus posibilidades estéticas en una trepidante aventura que transcurre en escenarios heterogéneos, y que combina unos personajes entrañables con una historia inspiradora. STRIKE, de Trevor Hardy, es todo un ejemplo de animación independiente y de trabajo artesanal. Las criaturas afelpadas, movidas por la técnica del stop motion, entregan una película llena de humor y guiada por la idea de la superación personal y del compañerismo. NEXT DOOR SPY, de Karla Von Bengtson, es un cuidado ejemplo de dibujos animados, que combina de ingeniosa manera las claves del cine negro y de las historias de espías con el relato de un primer amor. ERNEST Y CÉLESTINE EN INVIERNO, de Julien Chheng y Jean-Christophe Roger, retoma a los personajes de la autora e ilustradora belga Gabrielle Vincent, que ya fueran llevados al cine en 2012 en la exitosa Ernest y Célestine (en Europa Junior ese año). Y lo hace con sensibilidad y comicidad, bebiendo del particular estilo de dibujos animados y la paleta de colores de la genial Vincent. MARNIE’S WORLD, de los hermanos Lauenstein, es una adaptación y puesta al día de Los músicos de Bremen en forma de alocada road movie animal animada. Cierran el capítulo de animación dos sesiones de cortometrajes de animación europeos sin diálogos, venidos de los más prestigiosos festivales, especialmente dedicados a iniciar en el cine al público más pequeño: una dedicada a bebés, y otra a niños de más de tres años. Cortometrajes en los que el ritmo, el color y las texturas son los protagonistas, estimulando y entreteniendo a tan joven audiencia.

Finalmente, la única película de imagen real de de Europa Junior, GASTON, de Pierre François Martin-Laval, inspira su estética y su ritmo en el cómic, los dibujos animados, el slapstick y el cine de figuras como Jacques Tati, en esta adaptación de las historietas de Gaston Lagaffe (en español Tomás el Gafe), creadas en 1957 por el dibujante belga André Franquin, también creador de Marsupilami, Modeste et Pompon y dibujante de Spirou y Fantasio, junto con Hergé uno de los grandes historietistas belgas.

 

fauves

 

CINÉFILOS DEL FUTURO. CINE SIN EUFEMISMOS

Ya en su segundo año, la sección Cinéfilos del Futuro crece y se expande en intenciones y alcance. En la selección de este año destacan sobre todo las historias de redención, un conjunto de vidas y realidades que parten de una juventud en conflicto, en entornos desfavorecidos, en films que se abstienen de aleccionar para comunicar experiencias humanas sin ahorrarse los sinsabores y dificultades de la vida. Contamos en nuestras filas con varios personajes que han tenido que crecer a marchas forzadas ante la inoperancia de sus mayores: es el caso de las británicas TWO FOR JOY, de Tom Beard, y JELLYFISH, de James Gardner. En la primera, una adolescente ha de tomar responsabilidades que exceden su edad porque su madre está hundida en una depresión tras la muerte de su marido y cabeza de familia; en Jellyfish, la enfermedad mental (en forma de bipolaridad) y otras difíciles circunstancias hacen que su joven protagonista tenga también que ayudar económicamente de la familia. Un panorama sombrío que en este caso se contrapone al descubrimiento de la protagonista de sus dotes para la comedia y los monólogos, ofreciendo una vía de escape a través del humor.

LA FÉTE EST FINIE, de Marie Garel-Weiss, es en esencia una historia de amistad entre dos muchachas que se conocen en un centro de rehabilitación. Una amistad con unas reglas y particularidades muy precisas por cuenta de las adicciones de ambas, llena de luz, alegría y esperanza a pesar de su dureza. El protagonista de OBEY, de Jamie Jones, también proviene de un entorno institucional (un reformatorio). Un muchacho cuya única vía de escape es el deporte, ante un entorno que parece imponerle un destino inexorable. Un amor primerizo abre para él también otros mundos posibles, en una película que trata con sensibilidad los problemas de clase y raza en el contexto europeo. El entorno del protagonista de FAUVES, de Robin Erard, es mucho más ordenado y económicamente estable. Sin embargo, en su familia de acogida otra clase de problemas se levantan en forma de lucha intergeneracional de egos (que termina derivando en la violencia), en otro singular e inesperado camino hacia la madurez que muestra que no es oro todo lo que reluce, y que lo material no asegura la salud emocional

La selección de Cinéfilos del Futuro también es un vehículo con el cual viajar a otros tiempos, países y realidades. Viajamos a la Camboya de los Jemeres Rojos de la mano de FUNAN, de Denis Do, ganadora del Cristal de Annecy (uno de los mayores festivales de animación del mundo); OLD BOYS, de Toby MacDonald, nos transporta a la campiña inglesa en los 80, en una adaptación adolescente de Cyrano de Bergerac; FLOAT LIKE A BUTTERFLY, de Carmel Winters, nos transporta a la Irlanda de los sesenta, y a los modos de vida de una comunidad nómada, en la empoderante lucha de una chica por convertirse en boxeadora; y WALLAY, de Berni Goldblat, (ganadora del Premio del Público de la Academia del Cine Europeo), nos lleva a Burkina Faso, los orígenes Ady, adolescente criado en Francia, en la historia de su camino hacia la madurez y hacia la reconexión con la cultura perdida en la diáspora.

 

float like a butterfly

 

Cierran la selección dos películas en las que los adolescentes son protagonistas en más de una manera: SÓLO SOMOS y SI VAMOS 28, VOLVEMOS 28, de Jonás Trueba y Los Ilusos Films, en las que el cineasta madrileño colaboró con un grupo de alumnos de instituto en un proyecto, Quién lo impide, en el que se retrata su día a día y su forma de pensar. Una forma de entender la creación cinematográfica de forma libre y abierta (que se extiende también a su exhibición y a su producción, con medios mínimos), y sobre todo colaborativa, que dio de sí cuatro películas que se presentaron en una experiencia inmersiva en la Cineteca de Matadero el pasado mes de junio,  y de la que ahora los jóvenes sevillanos (y el público en general) tendrán la posibilidad de participar este noviembre.

Como siempre, acercamos también a la juventud otras películas de las demás secciones del festival, en una selección de títulos que este año se compone de MICHAEL INSIDE, de Frank Berry (en Selección EFA), THE TOWER, de Mats Grorud (en Las Nuevas Olas), RUBEN BRANDT, COLLECTOR, de Milorad Krstic (en Sección Oficial), CHRIS THE SWISS, de Anja Kofmel (en Las Nuevas Olas No_Ficción), SAMOUNI ROAD, de Stefano Savona (en Las Nuevas Olas) y JAULAS, de Nicolás Pacheco (en Panorama Andaluz).

Un poliédrico conjunto de experiencias en las que sumergirse, una fuente de conocimiento del mundo y de la vida (que trata a su público como entes pensantes) para fortalecer este vinculo entre cine y juventud que cada año intentamos alimentar con ahínco.