Melodías Excéntricas

UN, DOS, TRES, AL ESCONDITE INGLÉS

Iván Zulueta | España | 1969 | 90 min.
V.O. en español
Un, dos, tres, al escondite inglés

El pop existió en la grisura de la España de Franco, que halló a su Richard Lester en este primerizo Zulueta. Este musical alocado parte de una parodia al Festival de Eurovisión justo después del triunfo de Massiel con su “La La La”, a través de la historia de una especie de célula terrorista psicodélica comandada por José María íñigo que quiere boicotear a la elegida para representar a España en el concurso, signo de la ranciedad imperante (compuesta con mala baba ad hoc por Carmen Santoja, de Vainica Doble). Con la participación de bandas míticas como Formula V, Los íberos y Shelly y Nueva Generación.

Dirección: Iván Zulueta
Guion: Jaime Chávarri, Iván Zulueta
Fotografía: Luis Cuadrado
Montaje: José Luis Peláez
Música:: Antonio Pérez Olea, Carmen Santonja, Gloria Van Aerssen
Intérpretes: José Luis Borau, Antonio Drove, Carlos Garrido, María Isbert, Mercedes Juste, Ramón Pons, Patty Shepard, Judy Stephen, Tina Sáinz, José María Íñigo
Producción: José Luis Borau

MELODÍAS EXCÉNTRICAS

A menudo se considera al musical como un género eminentemente norteamericano, con la única excepción de Jacques Demy (que estás en los cielos). Y aunque sin duda Demy modificó el devenir del género, aportando insólitas dosis de creatividad, el maestro francés no está solo: desde finales de los sesenta, un grupo de variopintos cineastas europeos se embarcaron en rompedoras incursiones en el musical, e incluso con la llegada del siglo XXI, el género ha resistido incluso el impacto del videoclip y de Youtube, ofreciendo interpretaciones heterodoxas de la mano de nuevos talentos. He aquí una muestra de las joyas de la corona de esa corriente colorida, estimulante y vital que es el musical europeo, cada una rompiendo de manera diferente con la línea establecida por Demy o por la clásicas películas sobre triunfales bandas de rock o pop, ya sea por la fragmentación de sus estructuras narrativas, sus fusiones de elementos de Hollywood con los de la Nouvelle Vague, sus corrosivas y transgresoras radiografías sociales, o por sus originales relecturas de mitos. Abarcando un amplio espectro temporal (de los sesenta hasta la actualidad) y geográfico (de Escocia hasta Portugal, pasando por el Báltico y el Mediterráneo), un puñado de títulos que inyectaron excentricidad e innovación al musical, demostrando que ha sido precisamente en Europa donde se han producido algunas de las muestras más extravagantes y visionarias del género.