Melodías Excéntricas

TOMORROW IS ALWAYS TOO LONG

Phil Collins | Reino Unido, Alemania, Escocia | 2014 | 82 min.
V.O. en inglés subtitulada en español
TOMORROW IS ALWAYS TOO LONG

Auténtica sinfonía de una ciudad (en este caso, Glasgow), musical de clase obrera protagonizado por gente de la calle que incorpora material documental, animaciones y hasta anuncios televisivos de astrólogos, y nos presenta inusitados números musicales que suceden en sitios tan dispares como una maternidad, una cárcel, una escuela y un geriátrico. Un caleidoscópico film, poético y lúdico, firmado por el ganador del Premio Turner Phil Collins (no confundir con el cantante caído en desgracia) y con canciones de la estrella pop galesa Cate Le Bon acompañadas por la Royal Scottish National Orchestra.

Dirección: Phil Collins
Guion: Phil Collins, Ewan Morrison
Fotografía: Michael McDonough
Montaje: Cristovao dos Reis, Casey Raymond
Música: Barry Burns, Cate Le Bon, Golden Teacher, Royal Scottish National Orchestra
Sonido:Jochen Jezussek
Producción: Sinisa Mitrovic
Compañía Productora: Shady Lane Productions

MELODÍAS EXCÉNTRICAS

A menudo se considera al musical como un género eminentemente norteamericano, con la única excepción de Jacques Demy (que estás en los cielos). Y aunque sin duda Demy modificó el devenir del género, aportando insólitas dosis de creatividad, el maestro francés no está solo: desde finales de los sesenta, un grupo de variopintos cineastas europeos se embarcaron en rompedoras incursiones en el musical, e incluso con la llegada del siglo XXI, el género ha resistido incluso el impacto del videoclip y de Youtube, ofreciendo interpretaciones heterodoxas de la mano de nuevos talentos. He aquí una muestra de las joyas de la corona de esa corriente colorida, estimulante y vital que es el musical europeo, cada una rompiendo de manera diferente con la línea establecida por Demy o por la clásicas películas sobre triunfales bandas de rock o pop, ya sea por la fragmentación de sus estructuras narrativas, sus fusiones de elementos de Hollywood con los de la Nouvelle Vague, sus corrosivas y transgresoras radiografías sociales, o por sus originales relecturas de mitos. Abarcando un amplio espectro temporal (de los sesenta hasta la actualidad) y geográfico (de Escocia hasta Portugal, pasando por el Báltico y el Mediterráneo), un puñado de títulos que inyectaron excentricidad e innovación al musical, demostrando que ha sido precisamente en Europa donde se han producido algunas de las muestras más extravagantes y visionarias del género.