Rita Azevedo Gomes © Lolo Vasco
LabMIOB

Sobremesa con el último cine portugués

Céline Devaux, Rita Azevedo Gomes, Susana de Sousa y Sérgio Tréfaut protagonizan la segunda jornada de encuentros del ciclo ‘Un café con’
 

La cuarta jornada de la 19 edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, celebrada el lunes 7 de noviembre, marcó el estreno español de cuatro coproducciones portuguesas: Everybody Loves Jeanne, dirigida por Céline Devaux; El trío en Mi bemol, de Rita Azevedo Gomes; Viagem ao sol, de los directores Susana de Sousa y Ansgar Schaefer; y A noiva, de Sérgio Tréfaut.

Everybody Loves Jeanne es el debut de Devaux en el largometraje tras una estimulante trayectoria en el cine de animación. La escena introductoria nos muestra a su protagonista, interpretada por Blanche Gardin (con otra asombrosa interpretación tras France y Fumar provoca tos). Se nota que Jeanne está en sus treinta y lleva una empresa especializada en el reciclaje de plástico. Por fuera, claramente exitosa, por dentro, está llena de dudas sobre sí misma, carcomida poco a poco por su saboteador interior, un proceso retratado por una amalgama, en su mayor parte exitosa, entre sus pensamientos internos y una voz en off animada.

Seguidamente, nos enteramos de su desafortunada situación económica, lo que la lleva a trasladarse a Lisboa, donde también surca en una aventura entre intereses amorosos del pasado y actuales y comienza a procesar paulatinamente su trauma.

El trío en Mi bemol, que formó parte de la selección Forum de la Berlinale a principios de este año, es un largometraje basado en la adaptación homónima de la única obra de teatro de Éric Rohmer, que a su vez se inspira en una composición de Mozart. Ambientada en una villa minimalista en Portugal, la película presenta una serie de encuentros entre Paul (Pierre Léon) y Adélia (Rita Durão), una antigua pareja, y sus reflexiones sobre el amor y el arte.

El trío en Mi bemol se concibe de forma provocadora como una meta-película y una película en proceso simultáneamente: la pareja son en realidad actores que trabajan con la obra de Rohmer bajo los auspicios de un director, Jorge (Adolfo Arrieta). Una variedad de tríadas enriquece aún más la intertextualidad de la película: combina magistralmente el teatro, la música y el cine utilizando espacios, cuerpos y textos para dilucidar no solo el mundo interior de dos personas que claramente siguen cuidando la una de la otra y amándose, sino también el proceso creativo de ensayar, improvisar y, en última instancia, actuar.

En el ciclo Un café con… del lunes 7 de noviembre, ambas directoras compartieron sus ideas sobre sus últimas películas. Para Devaux, la omnipresente dualidad de la salud mental de Jeanne, la actitud hacia su madre e incluso el nombre de la empresa se inspiran en la dinámica de nuestra vida cotidiana y en el ciclo interminable de altibajos; apreciar las subidas y superar las bajadas es precisamente lo que define nuestra personalidad.

Azevedo Gomes se vio afectada negativamente por la pandemia de coronavirus y la falta de financiación, pero se alegró de recibir una autorización de última hora para utilizar la obra de Rohmer por parte de su hijo y su esposa, y también para trabajar con sus actores y miembros clave del equipo de forma voluntaria. Dado que la película se rodó en tan solo tres semanas en circunstancias extraordinarias, cada uno de los actores tuvo que ensayar a través de videollamadas, pero al final consiguió superar esa dificultad, cumpliendo así el deseo de Gomes de representar medio personaje y medio actor.

En cuanto al documental Viagem ao sol, el leitmotiv es el relato de un episodio poco conocido de la historia europea tras la Segunda Guerra Mundial. los “niños de Austria en Portugal”. Mediante el uso de películas, fotos familiares y materiales de archivo, esta película presenta una reflexión sobre la migración de los niños de Austria durante la Segunda Guerra Mundial y los refugiados en Portugal. Esta película se desarrolla a partir de la tesis doctoral de Ansgar sobre el movimiento de los refugiados judíos en Portugal durante la Segunda Guerra Mundial.

“El inicio de mi investigación comenzó con un trabajo sobre los refugiados judíos que vivieron en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial”, dice la directora. Un gran número de niños huyeron de un país devastado por la guerra como Austria a Portugal, el único país donde había comida y calor humano. Para Susana de Sousa, los niños de Austria fueron un “éxito de la dictadura portuguesa”; pero, a través de los testimonios y recuerdos de los supervivientes, pudieron dar un punto de vista inédito sobre la dictadura portuguesa de Salazar.

En A noiva, una joven adolescente portuguesa huye de casa para casarse con un combatiente del ISIS, convirtiéndose en una novia yihadista. Con la caída del Estado Islámico y la muerte de su marido, ahora es viuda y tiene que hacerse cargo de sus dos hijos. La detenida está a la espera de ser juzgada para evaluar su implicación con los islamistas y si ha participado en acciones contra Irak. Inicialmente, Tréfaut tenía previsto realizar un documental sobre las operaciones militares estadounidenses en Iraq. Sin embargo, tras la retirada de los estadounidenses, su proyecto se interrumpió. El gran número de personas de Europa Occidental que se unieron a los combatientes extranjeros de Daesh inspiró al director a realizar esta película. La actriz protagonista, Joana Bernardo, estudió a fondo el contexto y conoció a tres mujeres en Irak. Dijo que era una responsabilidad para ella intentar no racionalizar y juzgar esta realidad.

Mladen Pechevski y Edoardo Urbani (II MIOB Lab de periodismo)